martes, 23 de noviembre de 2010

Tortillitas and company

Mea culpa, mea culpa, mea grandísima culpa. Después de descubrir hace algo más de un año mi intolerancia al huevo, sólo echo de menos la tortilla de papas. Mi doctora me dio permiso para que de vez en cuando pecara un poco.  Cuando vi en el blog de María José de pasen y degusten una entrada referente a una competición de diferentes minitortillas que hicieron en su casa, los ojos me crecieron una cuarta y la boca se me llenó de jugos. Me dije, elegiré una, la pondré en el blog y ese día me pongo las botas. Compré hasta unas minis sartenes para hacerlas. Hice mi propia versión. A pesar del deseo, a pesar de las ansias, el resultado superó con creces lo que intuía. Quedó de escándalo.



Una más hecha que la otra, a gusto de los comensales.




INGREDIENTES:


Para cada tortillita


3 huevos  ( ¡Ay, Dios mío! espero que la doctora Lopez- Tomasety no lea esto).
1 par de papas.
1 cebolla pequeña.
aceite.
sal.
unas rodajas de morcilla de jabugo.






PREPARACIÓN:


Pela las papas, córtalas en rodajas finas. Como no puedo abusar de mis castigadas manos, las corto con mandolina, no excesivamente finas y pongo la papa de pie para que las lonchas no me queden demasiado grandes.
Lávalas bien para quitarles el almidón.
Sécalas, si es necesario usa un paño.
Pela y parte la cebolla en cuadraditos pequeños. Procura cerrar la boca, incluso apretando los labios fuertes, no los abras ni para decir muuuuuu. No, no llorarás, prueba el truco antes de reírte de mí.
Fríe las papas usando no demasiado aceite, procura que no se queden nadando, hazle una camita en el centro y coloca la cebollita picada.
 Hazlo al principio a fuego fuerte y desde que haga chu-chup, baja el fuego casi al mínimo y vete a hacer las camas, a planchar, o mejor a leer algún capítulo del libro que tienes a medias; con ello quiero decir que échale tiempo, no te apresures. Si lo necesita revuelve un poco con la espumadera, pero con cariño, no destroces las papas. Cuando la veas babosita, dale de nuevo caña al fuego para que se inflen ligeramente. 
Este punto para mí es el más importante. El que convierte una tortilla, en un petardo, en una del montón o  en algo de verdad, sublime, en un manjar de dioses.
Escurre papas y cebollas, muy bien. Échales la sal.
Bate los huevos, sin demasiado alboroto, sálalos.
Incorpórale las papas y las cebollas, bien escurridas y tibias. Procura que las papas queden bien impregnadas con el huevo.
Pon en la sartén una cucharadita de aceite, extiéndela bien y calienta. Échale la mezcla y distribuye bien, el fuego no demasiado fuerte, darle forma a los bordes con la espumadera.
Ayúdate con un plato para darle la vuelta. Colócala de nuevo en la sartén. Remata bien los bordes. Pasa cada una a un platito pequeño.
La ventaja de estas minitortillas es que el punto a partir de este momento es al gusto del comensal. A mí me gusta jugosita, pero a alguien que yo sé, le gusta como un zapato. Si hacemos una sola tortilla, uno se sacrifica por el otro, de esta manera todos contentos.
Y ahora viene la guinda del pastel. Corta las rodajas de morcilla, colócalas en un plato. Y dale un toque en el microondas ¿cuánto? pues, depende de tu aparatejo, calcula unos 30 segundos, más o menos, para entibiar un poco y que empiecen a echar el juguito.
Coloca las rodajas de morcilla sobre la tortilla, el panito al lado y la cervecita o el vasito de vino y levita.
Bueno, esta es mi tortilla, que seguro que no es la tuya. Pero, no importa, hazla como quieras, pero no te olvides del toque de la morcilla.Consigue elevarla a los altares y si no te gustan las morcillas, prueba con algunas de los variedades de María José.
¿Saben lo que estoy pensando? Que a pesar de las exquisiteces que voy a ir  publicando, con vistas a la Navidad, a lo mejor la Nochebuena voy a cenar esto. Total, en casa somos tres y podemos cenar a la carta, ese es el mayor lujo, que cada uno cene lo que quiera, ¿por qué cenar percebes si me apetece una tortilla de papas?

NOTAS:
¿Y dónde están las notas? ¡Ay , me las comí junto con la tortilla!

22 comentarios:

María José dijo...

Ja, ja.Oli, me ha encantado.
Seguro que tu doctora no te dice nada si le llevas a la consulta una tortilla en un tupper....
"De escándalo".Está dicho todo.
Un abrazo muy fuerte.
María José.

jose manuel dijo...

De esto hacía yo buena cuenta ahora, que todavía no he desyunado.

Saludos

Ernestina tina777 dijo...

uhmmmm yo quiero una tapita que con una cervecita me lo tomaba ahora mismo, deliciosa.

Besos.

Silvia dijo...

Vistosa al primer impacto. Ingredientes combinables 100%.Me parece una recta muy tentadora, original y rica a rabiar.

Besos.

Secretos de Familia dijo...

Jajajaja, con el placer y las ganas que te la has comido es imposible que tu cuerpo no lo tolere. De todas formas esa tortilla podría resucitar a un muerto. Me la apunto y tu sigue disfrutando de estos pequeños placeres que nos da la cocina.
Un beso

dadá dijo...

¡Qué buenas!, están fantásticas.
besos

Sara dijo...

Jajajajaja, me parto con la doctora que si lo lee... jajajaja
me parece genial, un gusto ...es un gusto...

Oli dijo...

A TODOS: Ya veo que se han confabulado conmigo para hacer esta travesura. Pero, como iba mi cuerpo a rechazar un deseo culinario tan vehemente.Imposible.Un besote fuerte a todos.

orquidea59 dijo...

No se si he disfrutado más pensando en lo bien que lo habrás pasado comiendo tortilla, que viendo esas fotos maravillosas de las susodichas. Perfectas y bien acompañadas. Beso de Orquidea59. Y a la Dra. si no le gusta la cocina, no creo que se entere. Además será como todos, no fume usted, que yo fumaré, jajajaja.

Esther dijo...

Que rica esa tortillita y el toque de morcilla me ha encantado y lo probare pues aqui en Asturias echan morcilla a casi todo.Bss Esther

Alicia, cane dijo...

Que rica, ya he cenado y seguiría con tu tortilla. ;)

macus! dijo...

qué pintaza!!!

Pilar - Lechuza dijo...

Tu doctora si ve esto te pedirá que la invites,ja,ja. Se ven muy ricas así en versión "mini",un biquiño

fargopatt dijo...

qué maravilla!!! es que una tortilla bien se merece`pecar!!!
besotes

Oli dijo...

A TODOS: Para los amantes de ambos ingredientes les aseguro que la combinación es perfecta.UN abrazote

Kako dijo...

Que buen gusto te diste!!!!
Bueno, de vez en cuando hay que darse estas escapadas.
A mi las tortillas me gustan pero sólo las como cuando voy por España, no hay caso que me resulten bien.
Un besito.

PD. Estoy congelando las espinacas :)

Laube dijo...

jajajajajajajajaja Me gusta cómo has contado la receta... O sea que no puedes comer huevos!. Pues como tu doctora te lea esto, vas apañada!
La tortilla, divina, Oli... y con esa morcillita. Ummmmmmmmm, babeo d epensarlo.
Un besote

Anónimo dijo...

desde luego ya sé porque mi madre esta enamorada de tu blog...

Oli dijo...

Anónimo,¡qué gracia me ha hecho! ¿conozco a tu madre? Tonta de mí, creí que iban a ver esto 4 amigos y ya estoy llegando a los 15000. ¡¡¡Y aún creo que los voy a conocer a todos!!! Un besote

Carola dijo...

Me encanta esta entrada!!! :)))
Vaya tortillas de las que dieron cuenta ese día, eh? Chapó! por los comentarios y chapó! por las tortillas!

Oli dijo...

Carola,no dejes de hacerlo, seguro que te encantará,sino te vienes por casa y te la hago yo.Un besote mi niña.

Carlos Dube . dijo...

No había visto este plato, madre mía que cosa tan buena!!