jueves, 4 de diciembre de 2014

Pollo o conejo cocinado SIN NADA, DE NADA. Resultado increible

Hago un alto en mis elaboraciones navideñas para darte una receta que no puedo retener más en el tintero.

Creo que te va a venir bien para esos días de preparativos de cenas en los que también hay que comer al mediodía.

La estoy haciendo desde hace algo más de un año y me surgió por casualidad, casi como surgen mil cosas en la vida y en la cocina.

Sí, leíste bien el título. La receta es tan minimalista que no lleva nada, de nada. Ni agua, ni aceite, ni sal, ni ningún otro condimento y, literalmente, queda para chuparse los dedos.

¿No te lo crees? ¡Pues míralo!







INGREDIENTES

Solo necesitas jamoncitos o alitas de pollo y su utilizas conejo que esté partido en trozos pequeños

Una sartén, donde te quepan si amontonar. No es necesario que sea de fondo grueso.

Una tapa. Yo uso una de esas de aluminio baratas que  tienen agujeritos para que salga algo el vapor. Las venden en cualquier tienda, creo haberla visto incluso en los chinos.

NADA MÁS


El acompañamiento de champiñones y mini alcachofas sí están dorados con un poquito de aceite de oliva


PREPARACIÓN

Colocas los trozos de pollo o de conejo en la sartén, la tapas y ahora tienes dos opciones:

*Si tienes tiempo gradúa la vitro en 3 (la mía llega hasta el 9) y te olvidas del tema. Yo calculo unas dos horas. 
*Si vas con algo de prisa gradúa la vitro en 5.

En ambos casos, si la miras porque no te lo crees, pensarás que te he engañado porque pasa por una fase en la que echa agua y se ve bastante feo. Nada, confía en mí, no le des la vuelta hasta que compruebes que empieza a dorarse a tu gusto.

Cuando alcance el punto de dorado la das la vuelta y esperas que se dore por el otro lado. ¡Ojo, a partir de ese momento , debes estar más atento porque tarda menos tiempo!

Queda, repito, de chuparse los dedos, algo acaramelada y del color que se ve en las fotos.

¿Te animas? ¡No dejes de probarlo, te sorprenderá!

Estarás pensando que cómo se me ha ocurrido semejante locura. Si piensas eso es porque no me conoces bien, no sabes hasta qué punto me he pasado la vida con todo tipo de inventos de cualquier tipo, los de cocina son solo uno de ellos.

No te pierdas las ideas Navideñas que estoy publicando en  DECORACIÓN y en  MANUALIDADES

5 comentarios:

rosa maria gandarias dijo...

Buenas tarde Olivia: ¡vaya que si te creo!. En una ocasión de las muchas que andaba de prisa y corriendo, coloque el pollo troceado en la olla rápida, la cerré y estuvo en el fuego el tiempo correspondiente, pero me había olvidado de sazonarlo y de añadir los líquidos y verduras correspondientes. Al abrir la olla me encontré con el pollo parecido al que tu nos presentas, sólo que sosísimo. Muchas graicas. Un abrazo.

lacocinadeMaky.blogspot.com dijo...

En ocasiones las cosas más simples son las más ricas.
Besos

Mar dijo...

Olí.....pero qué me dicesssss, me parece que este finde cae....la mañana que me toque limpieza, lo hago..
Como siempre ideas fantasticas, qué pena no tenerte de vecina...mi vida cambiaría mucho, estoy segura..
Besotes muy grandototes

Toñi Sánchez R. dijo...

¡¡ Las cosas sencillas, son las que más nos deben de impresionar !!
Tu receta, sencilla pero increible....
Besitos y buen fin de semana.

Nuria Eme dijo...

Mi querida Oli, no me tienes que convencer porque así hacemos el conejo en casa.
Fue por una equivocación hace al menos quince años, mi cuñada dejó la sartén tapada creyendo que el fuego estaba apagado, cuando volvimos, se había hecho él solito a fuego lentísimo.
Y viendo el resultado, ya no cambiamos de receta. Pero mira, con pollo no lo he probado aún, así que caerá pronto, que las alitas son un vicio confesable.
Besotes gordos mi niña, feliz puente.