miércoles, 3 de septiembre de 2014

El sencillo popurrí de mi madre

Comienza el mes de septiembre y aquí estoy de nuevo recordando un plato de mi niñez que sigo elaborando en mi casa y que veo de lo más apropiado para estos días. Si acabas de regresar de las vacaciones y aún no has aterrizado del todo, este es tu plato.

Cuando el calor apretaba en los meses de verano, y bien entrado el otoño, septiembre y octubre - los mejores meses para disfrutar de Las Canteras - era este un plato comodín en la cocina de mi madre.

Vivíamos a unos pasos de la playa y devorábamos este plato fresco entre la jornada playera de la mañana y la de la tarde.

Todos lo disfrutábamos como si fuera la mejor comida elaborada; pero, ciertamente tiene su punto. Siempre escucho algún comentario saboreándolo cuando lo sirvo.

Ya verás en qué consiste.




Es plato único o servido de después de un gazpacho. El de la foto es un plato individual, con ración para una persona.

INGREDIENTES
Papas sancochadas (guisadas)
Huevos duros
Atún de lata en aceite de oliva
Espárragos
Salmón ahumado (en  aquella época usábamos enlatado)
Gambas y/o surimi ( en aquellas época, cangrejo ruso)
Mahonesa, salsa rosa o mojo, según preferencias

PREPARACIÓN


El truco consiste en utilizar ingredientes de calidad, y, fundamentalmente, en que no va ni partido pequeño, ni mezclado como en una ensalada. Siempre en casa lo hemos presentado en el plato individual, no en bandeja. Va todo independiente, sin mezclar y con las variaciones que a cada uno le apeteciera. Unos preferían sardinas en lata en lugar de atún, por ejemplo.

Las papas bien calientes, acabadas de guisar.

Mi madre utilizaba cangrejo ruso Chatka, yo no llego a ese nivel, lo sustituyo por surimi del que viene desmigado o por gambas.

Fíjate si hace años que este plato se come en mi casa que mi madre pagaba la lata de cangrejo ruso a 50 pesetas, que en aquella época era carísimo.

Hace unos 5 ó 6 años me rasqué el bolsillo y compré el cangrejo de lata. ¡Qué desengaño! o mis gustos han cambiado mucho o el cangrejo ya no es el de antes. Sinceramente, no compensa pagar el precio que tiene en la actualidad. 

Si tengo que prepararlo con antelación, ya dejo los huevos duros, todos los ingredientes fríos preparados en la nevera bien tapados con papel film pero sin montar en cada plato y las papas preparadas en la olla exprés a medio hacer. Me explico: de los minutos totales que lleve guisarlas en tu olla solo la mitad de tiempo. No la destapes y mientras se sirve el resto le das el último golpe de calor.

Este truco lo descubrí cuando me casé y llegaba de trabajar cansada y con hambre. Dejaba hasta la mesa puesta (siempre he sido madrugadora y antes de irme a trabajar tenía tiempo de dejar todo preparado), pero el sancochar las papas - es así como le llamamos en Canarias  a guisarlas-  era un engorro. De modo que las dejaba casi guisadas con el agua que las cubriera bien y mientras le daba el toque final a los platos del día las papas se terminaban de hacer.

No hay duda que cuando se trabaja hay que buscar mil recursos para que la casa funcione. Ya he comentado en mil ocasiones anteriores que lo más importante es la organización y que la planificación que debemos tener en nuestra casa debe ser la misma que la de una empresa. 

En los últimos años he variado algo la salsa. Mezclo un bol de mahonesa con una cucharada de mojo rojo canario. ¡Ummmmm, de muerte!

Mañana comeremos este plato en casa. ¿Te animas?  


Puedes ver 

En MANUALIDADES

FUNDAS PARA LIBROS, AGENDAS Y OTROS


Y en DECORACIÓN:

ESCRIBE TUS FRASES FAVORITAS EN LIENZOS

11 comentarios:

Sergio Velasco Aranguez dijo...

sencillo y de lo mas rico. con un plato asi me quedaba yo bien a gustito. q ricura

Carmina dijo...

Es que todo lo que lleva está rico! Una combinación que me encanta y que se prepara en un pis-pas. Y la mahonesa con el mojo... espectacular! Un beso.

Carlos Dube dijo...

Aunque si esto lo pones en mitad de enero, y triunfas igual! ;)

Riquísimo!

Nuria Eme dijo...

Vaya, ahora que acabo de llegar a caasa y vengo muerta, sí que me vendría bien un plato como el tuyo.
Delicioso, como siempre, Oli.
Y oye, tiene su punto, eso de no ser ensalada y el contraste caliente de las papitas con el resto de los ingredientes . . . en fin, me voy babeando.
Besotes, mi niña.

sofía dijo...

Que rico Oli, me gusta todo lo que lleva ese plato. Un besin

Cuchy dijo...

Por supuesto que me animo a comer este plato, Oli. Me parece de las mejores ideas para estos calores. Me ha parecido sencillo, apetecible y colorido.
Un abrazo.

Finuca Casado dijo...

¡Me encanta, Oli!! Y como la patata se sirve caliente apetece todo el año, al menos a mí. Lo del cangrejo ruso es una gran verdad. Tiene un precio disparatado y tampoco es para tanto.
Ya he leído que vas a tomar este mundo de blogs con más calma. Normal. Yo también lo he hecho hace tiempo.
Que no se convierta la afición en obligación es fundamental.
Espero que nos enseñes las miniaturas que tienes en proyecto, me has dejado intrigada.
Besos, guapetona

rosa maria gandarias dijo...

Olivia, estoy segura que tu madre es, o por desgracia era, una persona muy inteligente, porque esta receta con su simplicidad, colorido y posibilidades de hacer variaciones me lo demuestra. Cuando haga el menú correspondiente a Gran Canaria, la voy a incluir como el "pupurri de la madre de Olivia". Haces muy bien en dedicarte a lo que más satisfaciones te dé. Un abrazo.

Oli dijo...

Gracias, de nuevo.

Sinceramente, tengo tropecientas recetas elaboradas y fotografiadas pero "al golpito" las redacto. Mis contracturas de espalda se merecen un descanso y mis otros hobbys están muy celosos de lo abandonados que los tengo.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Desde luego Olivia,que pena que hayas dejado de hacer estas maravillas en tu blog.
Yo sabía que cuando trabajábamos juntas, tenía de compañera, a una persona con mucho talento,pero la verdad, no has dejado de sorprenderme ni un sólo día.
Gracias por todo lo que has compartido con nosotros a lo largo de estos años.A mi particularmente, me ha servido de mucho, en todos los aspectos.Gracias mil.Muaccckk

Oli dijo...

Uf! Vaya piropos. Pero, lo negativo, es que me has dejado totalmente intrigada. No tengo ni la más remota idea de que compañera se trata. No me dejes con la incertidumbre. Me llamas por teléfono, compartimos un café con alguna delicia y me descubres la incógnita, je, je.

Por supuesto, mil gracias por el detalle de dejarme el comentario.

Un abrazo