viernes, 1 de febrero de 2013

Croquetas para intolerantes




¿Qué mal suena verdad? Pues eso es lo que somos muchos, no alérgicos pero sí intolerantes. Algunos hemos pasado décadas y décadas de nuestra vida sospechando que algo pasaba, con síntomas insignificantes pero molestos: un estómago inflamado, unos ojos irritados, etc.

 Ya existe analítica de sangre para conocer las intolerancias. Se realiza sobre unos cien, doscientos o cuatrocientos alimentos, varía el precio en función de los mismos.

 Menuda sorpresa se lleva uno cuando a los tres escasos días de no probar lo alimentos en cuestión muchos síntomas desaparecen y pasado un tiempo descubre que ya no hay grasa en el pelo, que se secan y se caen las verrugas, que se disminuye un número en la talla del calzado, que se acaban las alergias, que la piel está más hidratada, etc.

Yo me las arreglo bien con mis intolerancias y como soy buena de boca no me importa limitar mis alimentos y comer: sota, caballo y rey.

El problema se presenta cuando recibo en casa familiares o amigos que también lo son -cada vez conozco más gente con intolerancia a la leche y a los cereales-. Este verano adapté muchas recetas para que todos pudiéramos disfrutarlas.

Como quería ofrecer, por ejemplo, las croquetas de jamón serrano de mi hermana Oria AQUÍ, cambié los ingredientes "malditos" para adaptarlos a todos. ¡Ojo! ninguno de los comensales era celiaco.

Mi sorpresa ha sido mayúscula, las croquetas han ganado con el cambio, quedan mucho más sabrosas. De modo que desde ese momento las estoy elaborando así.

Sustituciones:
La harina simple por harina de espelta
La mantequilla por aceite de oliva
La leche por 1/2 de leche de soja y 1/2 de caldo de pollo
El huevo por leche de soja

La receta original AQUÍ

Me animé tanto con el resultado que estoy adaptando otras recetas para intolerantes.

11 comentarios:

Saukimoon dijo...

interesante las recetas porque por desgracia hay mucha intolerancia corporal y estomacal jeje. por suerte yo todavia no tengo ninguna.
sigue adaptando recetas para que pueda comer todo el mundo. besitos

Calohe dijo...

Muy interesante!!! Te la copio sin demora porque yo también soy intolerante a la leche de vaca, al trigo y a los huevos... Nunca había hecho croquetas "de sustitución".
Besotes y buen finde.

Teresa dijo...

Genial Oli!! Si además de ricas son más sanas y aptas para todos los públicos lo has logrado, ya no por los intolerantes, todos ganamos con el cambio!!
Besotess

Su dijo...

pues yo estoy con las pruebas de las celiaquías, mi problema es acné a los 38 y digestiones extrañas muy de vez en cuando , pero de momento todo sale negativo tendré que animarme a las pruebas de intolerancia

Red Rose dijo...

Gracias Ori, una adaptación que me viene de perlas. Si te fijas en mi blog tenemos un apartado que hace poco empezamos de intolerancia a la lactosa, es que con 30 años se le ha descubierto a mi hija, y tengo que adaptar como tu las recetas.
Un beso.

Sonia - L'Exquisit dijo...

Oli, yo me hice un analisis de esos hace como 10 años y desde entonces soy otra persona....te agradezco sobre todo lo de cambiar la harina de las croquetas por espelta...la harina es uno de mis mayores problemas y no se me hubiera ocurrido cambiarla por espelta....un beso!

Susana Menéndez dijo...

Claro, es como si dejaras de meter veneno en tu cuerpo. Me alegro que te lo hayas detectado, y bien por la actitud de adaptar recetas :-)

Salomé dijo...

Pues si que suena mal lo de 'para intolerantes', lo pienso siempre pero es lo que hay!

Es cierto que las croquetas de espelta están de miedo, yo las hago a menudo ahora, más que antes porque me sentaban fatal y pensaba que era por la fritura pero era el trigo, en ellas no se nota el sabor de la espelta, en casa las comen todos tan tranquilos, yo creo que ni se dan cuenta.

Te iba a decir.... se me están cayendo las verrugas como me habías dicho, esto es casi milagroso, bendito análisis!

Besos

Oli dijo...

Bueno, no creo que tenga que convencer a ninguna de las que me han comentado de la importancia de descubrir nuestras intolerancias.

No hay una sola persona de las que le he recomendado el análisis a la que no le haya salido varias intolerancias. Estoy empezando a sospechar que todos las tenemos.

El cambio más espectacular lo ha tenido una amiga que se "desinfló" tanto que bajo un número de calzado.

De todas formas, creo que la gracia de estas croquetas es la mezcla de leche de soja y caldo en la bechamel. Temía que quedaran dulzonas solo con la leche de soja pero al añadirle el caldo han quedado " de muerte".

Salomé, ya te lo comenté las verrugas se secan y se caen. Menudo veneno nos estábamos comiendo. Por cierto, por fin estoy haciendo pan de espelta. ¡Qué vicio, Dios mío! esto es la perdición.

UN beso grande y mil gracias por la visita y los comentarios.

Ya he adaptado otras, las iré publicando.

jose juan dijo...

Buenas noche Doña Oli,soy un fiel seguidor suyo desde que descubri el blog,y fué al final del verano pasado e incluso recibo las recetas en mi correo. Me dirijo hoy a Usted,para ver si puede poner la receta de las tortas de calabaza,en casa las hacia mucho mi madre,pero ya no cocina y como hace tanto tiempo que no las hace ya no se acuerda,y ahora por carnavales se que las hacen muchas familias y me gustaria hacerlas yo tambien.Mi madre se acuerda que lleva; calabaza,harina,royal, pasas,anis matalahuva.Pero no se acuerda si lleva algo mas. Muchas gracias deantemano y felecidades por el blog.
anis

Oli dijo...

José Juan: gracias por seguirme en esta andadura.
Intentaré hacerlas lo antes posible para poderlas publicar con la suficiente antelación para que las puedas elaborar en carnavales.
Me pondré en marcha hoy mismo.

Gracias, de nuevo.