domingo, 14 de octubre de 2012

Mi mesa en otoño y centro de mesa

Disfruto cambiando la decoración de mi mesa en el inicio de las estaciones adaptándola a éstas.
La de hoy se distingue por varios detalles:
- no he comprado para hacerla ni un alfiler, todo lo que uso son cosas del año del catapún que tengo guardadas.
-  como es habitual en mí, combino todo a mi aire.


Sobre los bajo platos, que no recuerdo donde los compre, seguro que aprovechando alguna oferta, aparece un plato llano que aunque no lo creas hace años que les quité la orilla dorada con un estropajo de acero (¡y no eran platos corrientes!) para poderlos usar en el microondas. ¡Qué práctica soy!

Los he combinado con platos de Zara Home, todos diferentes, pero con la nota en común de ser blancos y dorados.

Los cubiertos son hindúes de segunda mano (una alemana regresaba a su país e hizo un mercadillo en su jardín, me enamoré enseguida de los cubiertos), las cestitas de Sía, los individuales y servilleteros de Zara Home y las servilletas de un mantel antiguo.

La cristalería de mi boda. La tengo aun completa a pesar de los mil usos en cuarenta años. Tiene su truco: heredé una igual y las dos que ya estaban diezmadas se convirtieron en una y media, je je.




La tapa de la jarra de agua es de ganchillo, un simple paño de crochet redondo al que le cosí adornos de bisutería.
De base le he puesto un plato de pan 


Otro plato de pan sirve de base al salero y al abridor




En cuanto al centro he mezclado mil cachivaches


La base es una bandeja de cobre marroquí heredada. Sobre ella naranjas en rodajas, secadas al horno, combinadas con bellotas, velas de Ikea y de Rocasa, que no son de cobre, pero que dan el pego. En el centro añadí un tartera de cristal para formar el segundo piso.



Sobre el cristal apoyé otra bandeja de menor tamaño


Sobre ella un recipiente de cobre para hornear tartas  comprado en Nueva York el año 48, también heredado.


 Colocado boca arriba, tape la abertura central con un cenicero. Lo rellené igual que el primer piso


Y sobre el cenicero un adorno de bronce, heredado también




Si crees que recibo mucha gente en casa, estás en un error. No estoy para mucho trote; pero, lo que yo "vivo" haciendo todo esto y disfrutándolo con mi barbudo, no tiene precio. Además, como lo he hecho toda mi vida, improviso y hago cualquier montaje en un suspiro. Este lo mantendré hasta finales de Noviembre cuando prepare la decoración de Navidad.

¿No te has planteado que sin necesidad de comprar nada tú tienes también mil cachivaches de cocina o de decoración con lo que puedes montar un centro?

¡Ay, Dios mío, hay que engrasar esa imaginación!

23 comentarios:

Mi toque en la cocina dijo...

Oli, como siempre me dejas impresionada. Tienes un gusto exquisito y ya quisiera yo heredar la mitad de los cachivaches que has heredado tu, jajaja. Si es que la que tiene estilo lo demuestra con poco y tu lo tienes.
Un besito desde Las Palmas.

Oli dijo...

Gracias, en el fondo, creo que mucha gente se desprende de cosas que les resultan anticuadas o inservibles; y, por otro lado, hay que darle rienda suelta a la imaginación para combinar lo que se tiene. En ocasiones, en muchas ocasiones hay detalles que en un lugar de la casa quedan horribles y basta que le encuentres con qué combinarlos y dónde colocarlos para que luzcan de otra forma.

¿Cuándo nos vamos a conocer? Algún día nos podemos ver en Las Palmas para tomar un café. ¿Te apetece?

Aurora, A comer y a callar dijo...

Oli que mesa más preciosa. Que apañá eres hija mía!! Sabes, lo que más me ha gustado han sido los cubiertos nunca vi unos parecidos, son chulísimos. Te ha quedado una mesa impresionante.
Bss

Ana y Blanca dijo...

¡Vaya lujazo!¿Quien fue el afortunado que disfrutó de esa mesa?
Buen domingo.
JUEGO DE SABORES

Las Recetas de Finuca dijo...

Que mesa tan bonita, Oli. Una de las cosas que más me ha sorprendido de lo que cuentas es que quitases el filo dorado a los platos. Es cierto que lo van perdiendo si los metemos en el lavaplatos pero nunca imaginé que se pudiese quitar. ¡Qué paciencia tienes!. Otra cosa que me parece siempre sorprendente es que tengas tantas cosas. Platos, copas, manteles, ¡pareces una tienda!. Yo tengo muy poquitas cosas y nada heredado, así que como decoración de otoño, he decidido poner unas nueces en un cesto, como centro de mesa. Sigo admirando tu buen gusto, Oli. Siempre aprendo contigo.
Besos.

LA COCINERA DE BETULO dijo...

A veces es cuestión de mirar los objetos que tenemos en casa con otros ojos y seguro que les encontramos una nueva utilidad.
Gracias por tus ideas.
Besos.

Nuria Eme dijo...

Hola Oli, desde luego eres el claro ejemplo de que no por gastar mucho tendremos rincones especiales, la imaginación y el buen gusto se demuestra en composiciones como las que nos traes hoy y que combinadas con tu exquisito criterio quedan de cine.
Yo soy de las que lo guardo todo, y es cierto que esos " cachivaches "me han permitido en ciertos momentos tener más juego a la hora de componer algún tipo de decoración especial.
Felicidades, siempre es un gusto entrar a tu blog.
Besotes.

Irmina Díaz-Frois Martín dijo...

Oli, cómo cuidas cada detalle. En particular, la cuchara de postre... cómo me ha cautivado...
Un beso.

Oli dijo...

Gracias, de nuevo.
Me costó sudores quitarle el filo dorado a la vajilla, cuanto más calidad tiene más cuesta quitarlo. Lo hice hace unos diez años y poco a poco, me resistía a que por culpa del dorado no pudiera usarla en el microondas.

Los afortunados? que hemos usado esta mesa, por ahora somos mi marido y yo. Si viene alguna amiga a desayunar, cambio algunos detalles, saco algo de mis cosillas del congelador y en un plis plas tengo todo montado. No estoy, por problemillas de espalda para comidas o cenas con invitados.

Insisto, una vez más, hace más la imaginación y la creatividad que el dinero.

Tengo tres entradas, casi ultimadas, que creo que gustarán, ya verás como acabarán aprovechando mil objetos de escaso o nulo uso para hacer... ????? ¡SORPRESA!

Un beso grande y mil gracias de nuevo. ¡Son tan amables!

Mi toque en la cocina dijo...

Oli, quedamos cuando quieras. Yo termino de trabajar a las seis de la tarde y los sábados los tengo libres por lo que dime dónde y cuándo y nos vemos. Te dejo mi correo y así hablamos (deborahmasu@gmail.com)
Un beso y hasta pronto

María Belén Delgado Pulgar dijo...

Oli me encanta te admiro por todo lo que haces y por el gusto que tienes y es cierto que con cualquier cosa haces cosas bonitas teniendo imaginacion y a ti te sobra la desbordas yo tambien lo aprovecho todo jajaj y me encanta cambiar las cosas tambien tengo en la cocina un reloj de cocina del año el catapun normal que alguien me regalo cuando me case y en vez de tirarlo lo forre con tela por dentro y en las horas les pegue gominolas barnizadas y quedo guapisimo y ahora tengo dos relojes en la cocina por que me da pena tirarlo jajajaj bueno me enrolle un monton Oli
!!!! un besin !!!!!
y me encanta tu mesa esta divina es que todo lo haces bien eres genial

orquidea59 dijo...

Yo la tengo engrasada...la imaginación, pero hija, se ve que no imagino al mismo ritmo que tu.
Eres la monda.
Besazos

Sonia dijo...

Que acogedor ha quedado esta presentación otoñal.
Los cubiertos hindúes, son una preciosidad.
Salu2. Sonia
Cocinandovoyrecetandovengo.

lola dijo...

Oli no dejas de sorprenderme, eres mi idolo


¡¡besos¡¡

Mar dijo...

Oli, tienes toda la razón: hay que engrasar la imaginación...pero es que hay personas que nacéis con ello hecho y otras que nos cuesta mucho-mucho....pero gracias a amigas como tú lo conseguimos, muchas gracias.... menuda mesa de otoño que has organizado.....como me gustaría verte por un agujerito.
Un besote preciosa, que pases una muy buena semana
La cocina de Mar
htpp://la-cocina-de-mar.blogspot.com

Paloma dijo...

Ole, ole y ole la creatividad que tienes, niña!!! La imaginación al poder!!!
Besotes

Red Rose dijo...

De verdad que tienes una gran imaginación y mucho gusto, te ha quedado una mesa divina, y sin gastar dinero, aprendo cosas nuevas de tus entradas, eres genial!!!
Un beso.

Carmen dijo...

Qué estilo tienes Oli. Es increíble que puedas colocar unos cuencos de barro cocido (eso es lo que me parece a mí que son) sobre una vajilla de buena porcelana y que te quede el conjunto tan bonito y lucido.

Si es que tienes unas manos y una imaginación que ya quisiera yo.

Los cubiertos me han vuelto loca.

Bss

Helena dijo...

Es un placer enorme visitarte es como ojear una buena revista de decoración saboreando los detalles, me encanta todo pero si te pudiera robar algo iria como una loca a por la cubertería.. Cuidate mucho, mimate más y disfruta con estas cosas tan maravillosas que nos propones. Muchos besitos

Mary dijo...

Oli, preparas unos centros de mesa y unas decoraciones maravillosas. A mí también me encantan, aunque me critiquen por ello, me la refanfinfla, pienso seguir haciéndolo!!! A mi edad ya no estoy para tolerar tonterías y mientras no moleste a nadie hago lo que me place...Me ha rechiflado tu estilo, muy de mi gusto!!!

Teresa dijo...

Cuanta razón tienes, pero es que tus cachivaches son muy bonitos, me encantan!! Que pena tengo de no haber cogido de casa de mi abuela un montón de ellos, tengo una ensaladera preciosa que además está de moda!!
Una mesa increíble!!
Besotes guapa!!!

Delicias Baruz dijo...

LLevo un buen rato contemplando tu mesa otoñal, me parece fantástica y llena de buen gusto. Gracias por darnos tan buenas ideas

Cocinando hacia los picos dijo...

Que bonita mesa...yo disfruto muchisimo decorando la mesa cuando tengo invitados. los cubiertos me han parecido un autentico espectaculo!!
laura