viernes, 11 de marzo de 2011

Baklava, mi perdición

He coleccionado durante mucho tiempo recetas de baklavas, pero, por alguna extraña razón nunca me había lanzado a hacerla. Quizás, porque sin haberla probado sabía que me iba a quitar el "sentío" y que echaría el régimen por la borda... y ocurrió lo previsto: para mi paladar ¡de locura! He de confesar que el último trozo me lo comí como si fuera la última vez que lo iba a probar en mi vida.

Aproveché la primera ocasión que tuve para llevar otra a una merienda en casa de mis tías y volví, de nuevo, a cometer pecado mortal. ¡Hasta el 2012 no la vuelvo hacer, lo prometo! ... Bueno, a lo mejor alguna celebración me impide mantener la promesa. 

¿Qué te parece? No, no es hojaldre. Es pasta filo. Se compra hecha en los super, en la parte de refrigerados. Es muy, muy fina y crujiente, pero en el relleno de la baklava está el "novamás". Hay muchas opciones de frutos secos para rellenar, yo elegí almendras y nueces y di en el clavo.
El nombre de baklava significa rombo, que es la forma en que se parte. La puedes ver escrita así : baclava, baklawa o baklava. Es de origen árabe, aunque varios países se dan de tortas para defender su procedencia.



 De todas las recetas recopiladas he cogido algo, ésta es mi propuesta


INGREDIENTES:
1 paquete de pasta filo.
250 g de mantequilla.


Relleno:
150 gr de almendras.
100 gr de nueces.
3 cucharadas de azúcar.
1 cucharada de canela molida.


Jarabe:
250 gr  de azúcar (1 tazón)
250 gr de agua (1 tazón)
2 cucharadas de miel.
El zumo de 1 limón.
Un trozo de cáscara de limón.
Canela en rama.
1 clavo.
1 cucharadita de azúcar avainillado.


Así quedan las capas de pasta filo.




PREPARACIÓN:


Es importante que te organices bien para la elaboración, porque lo que es una receta simple puede convertirse en un disparate para grabar un video.

Puede parecer excesiva la explicación que te doy, pero la considero necesaria. A un amigo, de bigote a bigote, como dicen los radioaficionados se la daría ¿ por qué no a ti? 


  1. Mantén la pasta filo en la nevera, sin abrir el paquete.
  2. Saca la bandeja del horno, colócala sobre la encimera y deja un espacio junto a ella de igual tamaño. 
  3. Cubre la bandeja con papel de hornear y úntalo bien de mantequilla.
  4. Precalienta el horno a 200 º.
  5. Muele lo frutos secos pequeños, pero NO hechos polvo.
  6. Colócalos en un plato hondo y añádeles el azúcar y la canela, remueve bien.
  7. Derrite la mantequilla (yo lo hago en el microondas al golpito sin pasarme de tiempo, ¿cuánto? de minuto en minuto) y prepara la brocha para extenderla sobre las láminas de filo.
  8. Prepara un paño de cocina limpio, LIGERAMENTE humedecido.
  9. El trozo de encimera que dejaste junto a la bandeja cúbrelo de papel film transparente.

¿Ya tienes todo organizado?


- la bandeja de horno con su papel untado de mantequilla.
- el horno precalentado.
- el papel fim donde vas a poner la pasta filo.
- los frutos picados con el azúcar y la canela.
- la mantequilla derretida cerquita de la bandeja y con una brocha preparada.
- el paño preparado.


¿Hasta aquí sencillo? Bien, por qué tanto preparativo, pues porque la pasta filo se seca en contacto con el aire y hay que manipularla lo menos posible.


  1. Sácala de la nevera. Abre el sobre en el que viene y extiéndela con cuidado sobre el papel film, cuyo cometido es que la encimera no se te quede hecha una guarrería.
  2. Ahora vamos a untar cada hoja por ambos lados con mantequilla, procederemos así. 
  3. Unta la primera hoja con la mantequilla.  Ponla boca abajo sobre la bandeja de horno. TAPA EL RESTO DE LA PASTA FILO CON EL PAÑO y unta por la parte superior ya extendida en la bandeja por encima.  Repite, de esta forma, con diez hojas.
  4. Cuando lleves unas diez hojas ( al ojillo) reparte bien todo el relleno de nueces y almendras sobre las filo untadas.
  5. Sigue poniendo hojas untadas encima, hasta que acabes con todas. Por encima de la última también mantequilla.
  6. Coge un buen cuchillo y marca con algo de profundidad, formando rombos, fíjate en la foto.
  7. Al horno unos 30 minutos o hasta que la veas dorada.
  8. Mientras se hornea pon al fuego en un cazo todos los ingredientes del jarabe: el azúcar, agua, miel, limón, zumo, cáscara, canela, clavo. Cuécelo removiendo de vez en cuando hasta que espese un poco.
  9. Saca la blaklava del horno. Desplázala ayudándote del papel de horno a la bandeja de servir y moja bien toda la superficie con el jarabe caliente.
  10. Si puedes, espera a que se enfríe, pero, si no puedes esperar, por favor no me demandes si te quemas.






NOTAS: 


* Tranquilo, si se te rompe alguna hoja nadie se va a enterar, y si algunas vez coges dos hojas en vez de una, tampoco pasa nada. 


* No te olvides que la pasta filo debe estar tapada siempre que sea posible.
* No te asustes ante el tremendo rollo que me he marcado, el único lío es que hay que untar cada hoja por ambos lados y que hay que organizarse un poco.
* Mis fuentes han sido:
- "Tropecientas" recetas de libros y revistas.
- Taller de tartas de Canal Cocina.
- Quiero hacer una mención especial a Carlos Dube de Mercado Calabajío, unos amigos le hicieron esta receta para su blog, no te pierdas la anécdota del descubrimiento de esta receta en Grecia, a ellos le debo el genial truco de plastificar la encimera para no hacer la cocina un asco. 

* Siempre acabo mis recetas comentado si se congela o no. No creo que pueda saberlo nunca, porque quién es el guapo que hace este manjar y no se lo come del sopetón. 


¿Te animas a hacerla o necesitas ir a Grecia para probarla?

25 comentarios:

Cocinando con Manu CatMan dijo...

es demasiado...me encanta la receta y te agradezco los años y años recopilando porque asi ahora la haremos todos con todas tus enseñanzan...a mi me gusta demasiado y alguna vez lo intenté sin buenos resultados....pero ahora seguro no fallo!
GRACIAS!

jose manuel dijo...

Yo tengo como tú muchas versiones del Baklava, y con la tuya otra versión más. Me encanta este postre y sobre todo por la pasta filo.

Isabel dijo...

Fantásticos, te han quedado impresionantes.
Te aplaudo.
Yo los he comido muchísimas veces en su lugar de orígen, los mejores que recuerdo en Amman, siempre, siempre, llevan pistacho, es casi fundamental para ellos.
ESta versión tuya me ha parecido genial.

Kako dijo...

Estoy segura que la Baklava me encantaría y me pasaría como a ti, por eso jamás la he probado y dudo mucho que lo haga, tendría que estar de invitada en alguna casa y obviamente no podría negarme.
Te ha quedado estupenda, apetece de veras, todo un lujo.
La pasta filo la hago siempre yo, me molesta cuando andan dando vuelta esos restos que nunca sabes que hacer, es super fácil.
Un besito.

Raquel dijo...

Ay ¿pero que has echo? ahora ya no puedo dejar de hacerla jaja tiene una pinta divina y con tanto detalle -que se agradece- ya es impepinable si o si.
Besicos sorianos:)))

MARÍA JESÚS dijo...

Felicidades te ha quedado estupenda, no la he probado nunca, me llevo tu receta. besitos y feliz finde...

ANGELES dijo...

Hola Oli.
Este verano la descubrí en mi viaje a Jordania y precisamente me traje un libro de cocina de alli (encontre escrito en español en el aeropuerto)donde viene esta receta explicada. no lo he hecho todavia pero si lo he comido hecho por ellos y esta muy bueno como todos los dulces de alli. Por cierto me vine con unas bandejas de dulces tipicos en la mano.Un saludo

mc dijo...

Qué rico! creo que nunca he probado este dulce, pero por lo que cuentas tiene que estar delicioso! Besos

Laube dijo...

Siempre me ha gustado este dulce, Oli... Es delicioso. La verdad es que de esos en los que cierras los ojos, verdad?.
Nunca lo he hecho, pero veo el tuyoy te ha quedado divino d ela muerte. Estoy confundida o en alguna ocasión he visto este dulce con trocitos de dátiles????
Un besote guapa... y feliz fin de semana
PD: cómo es eso de que has plastificado tu encimera????)

Oli dijo...

A TODOS: habrán comprobado que me volví loca cuando la probé. Efectivamente entre las numerosos recetas que he coleccionado, hay múltiples opciones en el relleno, combinado muchos frutos secos, dátiles, pistachos, etc. pero al hacerla sólo con estos dos y comprobar el resultado, quedé prendada. Simplemente con el azúcar y la canela que los acompaña está de muerte.
También con respecto al almíbar con el que se baña hay muchas versiones: con y sin miel, con agua de azahar etc.
En cuanto al truco de los amigos de Dube de empapelar la encimera, creo que fue importante porque a medida que vas con la brocha untando las hojas, inevitablemente te sales fuera y todo queda hecho un asco.
Kako, la primera vez que la hice partí la pasta filo para adaptarme al recipiente y me lié más, así que opte por utilizar las hojas enteras y hacerla en la bandeja de horno y me pareció mucho más sencillo.
Iré ya a tu blog para ver la pasta filo, aunque si hay que amasar seguiré comprándola por mis problemas con las manos.
¡Anímense a hacerla! quedarán enganchados. Un besote.

Irmina Díaz-Frois Martín dijo...

El Baklava, también es mi perdición, lo confieso.
La he hecho con hojaldre y cuando tengo la oportunidad de probar uno con filo, me digo: tengo que hacerla. La pasta filo sigue en mi congelador, ya lleva tiempo espernado, no sé, a tener tiempo o una oportunidad de un evento, porque sé que si no, termino comiéndomela yo entera.
A ti te ha quedado, vamos... que es pura tentación.
Un barazo.

Brétema dijo...

Me encanta la receta y me apasiona trabajar con pasta filo. Quedan unos platos fantásticos.
Un abrazo

Rosa dijo...

La probé una vez y me encantó pero no soy capaz de hacerla porque se que pecaría una detrás de otra. Te ha quedado fantástica!!!
Bss!!

Gloria dijo...

Acabo de enamorarme de esta receta. Nunca he hecho nada con esta pasta, pero le pondré remedio rápidamente.
Un beso

María dijo...

Oli, te entiendo perfectamente, yo los probé hace muchos años en Barcelona en las pastelerías arabes del El Raval, y desde entonces son mis dulces preferidos, para mí son los mejores. Eso sí, una bomba de relojería...Yo hice unos parecidos con pasta kadaif y son deliciosos...
Un besazo

Carlos Dube dijo...

Una maravilla Oli, te ha salido de 10!!!, y sí, es muy dulce y calórica, pero de vez en cuando..... Un saludo.

Recetasparamishijos dijo...

Te salió MUY BIEN Oli, te felicito. A mi esposo le encantan estas comidas árabes o griegas, como quieras.
A mí me resulta un poco dulce, no estoy acostumbrada al azúcar, me inclino por el kebbe y las hojas de parra rellenas, hmmmmm
Un beso,

La cocina de mi abuelo dijo...

y mi perdición también, que antajo me ha dado

orquidea59 dijo...

Buena receta.
Buenos consejos.
Veremos como nos sale a los demás mortales. Porque eso hay que probarlo.
Que ricooooooooooooo.
Besazos

garlutti dijo...

He leido y visto muchas versiones ..pero los resultados siempre son increibles ..la tengo en pendientes ..pero seguro seguro ..que este finde la hago..ye ha salido preciosa ..y desde luego se por otros blogs ..que no queda nada en un segundo ..gracias por compartir besos MARIMI

María José dijo...

Como siempre, me quedo con tus explicaciones y trucos.
Eso del "no va mas" lo dice todo.
Genial.
Buen fin de semana,
María José.

Las Recetas de Manans dijo...

Ummm, quien pudiera hincarle el diente....

Eneri dijo...

Guau Oli, qué magníficas explicaciones, pero como siempre!! Me la apunto ahora mismo!! un besote

sofía dijo...

Tiene que estar buenísima y muy crujiente, intentaré hacerla un día de estos. Feliz verano.

crokembouche dijo...

Gracias por la explicación ,que es espectacular por lo prolija , así sabe uno a qué atenerse si decides hacer esta receta.
Tienes un blog bastante interesante. Saludos.